"Decálogo para luchar contra el desaliento"

Decálogo para luchar contra el desaliento

Decálogo para luchar contra el desaliento

A todos en algún momento nos acosará el desaliento porque no todo en la vida resulta como uno quisiera de buenas a primeras así que; si de pronto sufriste un desaire, un gran proyecto no se concretó, terminaste una relación sentimental, haz sufrido la pérdida de algún familiar o amigo cercano, haz sido objeto de fuertes críticas en tu trabajo o entorno, te sientes insegura, derrotada, sin ganas de seguir adelante; Entonces…sécate las lágrimas, levántate y sigue, porque la vida ahí no termina!

Es ahí cuando debes recordarte éstas 10 cosas:

1. El problema que me aflige no es tan grave como creo

Cuando algo va mal tendemos a exagerarlo,  a verlo como si fuese el fin del mundo y ya no hubiese nada más que hacer. Puede que le hayas puesto mucho empeño a algo que luego resulta en fracaso, NO IMPORTA! Aún estas viva y puedes hacer más. Puede que sientas que tu problema es tan grave que nadie podría superarlo pero si vez a tu alrededor podrías notar que sí, hay más gente a la que le ha pasado y lo ha superado. Entonces ¿Porqué tú no podrías? Todo está en la mente, el secreto es dominarla.

2. Puedo dominarme y seguir adelante.

Tú te conduces, tú decides que hacer o que no hacer. Tú te necesitas para continuar así que sé fuerte, así estés devastada domínate, deja a un lado todo el peso de esos problemas y sigue. Terminaste con tu novio? No importa, él se lo pierde; no detengas tu vida por nada ni nadie, al contrario, canaliza toda eso y que constituya un impulso más para lograr tus metas.

3. Voy a descubrir las cosas bellas de la vida.

No te encierres en ti o en una habitación, si estas ahí SAL YA! La vida tiene tanto que ofrecer que cada segundo que tengamos cuenta, no viviremos por siempre así que aprovecha cada instante, disfruta. Piensa que aún no haz conocido nada.

4. No vale la pena amargarme por pequeñeces.

Estar enojada hace que pierdas el enfoque, que mires sólo lo malo y descuides el panorama general, ese panorama que te ofrece más posibilidades, alternativas de solución, oportunidades de mejora. Mira siempre el lado positivo de las cosas, porque todo lo tiene.

5. Tengo capacidad y constancia para superar el mal momento.

Cree en ti, siéntete segura de tus capacidades. Resiste y lucha. Recuérdate que es “sólo  un mal momento”, y los momentos pasan. Dependerá de ti cuán rápido suceda eso, de tu constancia.  Haz lo que debas sabiendo que al final vencerás.




6. Siempre existirá alguien que me quiera y me comprenda.

Si alguien “hizo leña” contigo, tranquila(o). Tú vales! A ti te quieren! Hay gente que te aprecia, te ama, te desea lo mejor, gente a la que le gustaría verte feliz, gente a la que le hace feliz tenerte a su lado, gente que te comprenda y esté dispuesto a escucharte. Así que nunca te sientas un marginado y te autoaisles. Déjate levantar! Permíteles a esa gente ser tu apoyo en los momentos difíciles.

7. No hay nada más importante que mi salud y debo cuidarla.

No dejes de comer y dormir, mucha gente se deprime y pierde el apetito dañando su salud. Si te han ido mal las cosas no tienes que castigarte. Nunca te castigues, en cambio, esfuérzate en mejorar y ponte más fuerte para resistir a los siguientes golpes. La vida trata de saber superar las caídas.

8. No permitiré que nadie debilite mi fé y mi optimismo.

A mucha gente al rededor le gustaría verte menos feliz para sentirse menos infeliz, le gustaría que seas menos exitoso (a) para sentirse menos mediocre. No permitas que te dobleguen ni hagan que dudes de tus capacidades. Tú sabes quien eres y los límites de lo que puedas lograr lo pones tú y nadie más que tú.

9. Dejaré de preocuparme por lo que no tiene solución.

No te rompas la cabeza tratando de encontrarle 5 patas al gato. A veces es mejor empezar la construcción de algo nuevo en lugar de tratar de arreglara algo que ya no tiene remedio. Entonces no te preocupes más. Piensa que todo tiene un ciclo que termina en morir, pero mientras tu respires puedes seguir adelante o empezar de nuevo pero nunca convertirte en un(a) muerto (a) en vida.

10. No regalaré mi tiempo. Tengo cosas muy importantes que hacer.

No desperdicies tu tiempo haciendo algo que no te satisface o en llorar pérdidas. Mejor enfócate en conseguir tus metas y objetivos a tiempo completo. OJO: la recreación es pieza fundamental para ello así que no la descuides.

Comparte este artículo:

Comentarios